La vida moderna, los juegos en tiempo real y Magic Maze

Desde hace ya unos años tengo la sensación de ir corriendo a todos sitios: De casa al trabajo, de reunión a reunión y de proyecto a proyecto, corriendo al gimnasio, a llevar y a recoger a los niños del colegio y de sus diferentes actividades, a encontrarse con amigos o familiares a una hora en concreto… Y diría que no soy el único. Veo a muchísima gente igual, personas aceleradas por la calle, en el metro o en el autobús, en las carreteras, en la cola del supermercado… La sociedad, la vida moderna, nos exige que todo pase muy rápido, que nuestro tiempo esté siempre lleno de cosas a hacer, siempre recibiendo estímulos por todos lados invitándonos a realizar actividades sin parar.

Supongo que una de las razones por las que me gusta jugar a juegos de mesa es porque, de alguna forma, me permiten evadirme de ese estrés cotidiano, ya sea transformándome en un mercenario en busca de gloria y aventuras, en el maestro constructor de una imponente catedral o en un agente secreto intentando recuperar una antigua pieza del museo egipcio.

Y es por esa misma razón, pero en sentido contrario, por la que creo que no disfruto de los juegos en tiempo real. No lo hice en su día ni con Escape: The Curse of the Temple ni con Kitchen Rush, y tampoco lo he hecho con el último que he probado: Magic Maze. Y es que jugar a un juego en tiempo real me provoca por lo general ese estrés del que quiero huir y suele dejarme además, una sensación de tiempo malgastado (debido al hecho seguramente de que no tengo demasiado tiempo para jugar)

¿De qué va?

Centrándonos en Magic Maze, lo primero que me gustaría destacar, para mal, es el tema: Superheroes que han perdido sus armas y tienen que entrar en un centro comercial a recuperarlas y seguidamente escapar antes de que se agote el tiempo. En serio? No había nada menos inspirado? Supongo que el problema soy yo porque el juego ha tenido muy buena acogida, pero a mi, tanto el tema como el diseño gráfico no me ayudan a meterme para nada en el papel (comparádolo con Kitchen Rush, donde si que tenías cierta sensación de gestionar tu restaurante, sale perdiendo escandalosamente)

Peones preparados para asaltar el centro comercial!!

¿Cómo se juega?

Después están las mecánicas: Todos los jugadores controlan a la vez a los 4 superhéroes. Al inicio de cada nivel (básicamente se trata de ir superando niveles que van aumentando de dificultad) cada jugador recibe una loseta que le indica que acción/es puede hacer: Mover un héroe en una de los 4 posibles direcciones (norte, sur, este, oeste), subir/bajar escaleras o usar portales de teletransporte, son ejemplos de las posibles acciones que te pueden tocar. Y una vez empieza el tiempo, todo el mundo a mover los peones usando su acción, con la peculiaridad de que nadie puede hablar ni indicarle a los demás jugadores que hagan algo (punto positivo para intentar limitar el efecto lider)

Es en ese momento cuando empieza la locura: Miras los peones, piensas hacia donde lo moverías tú pero no puedes hacer nada porque tu acción es lo de (ejemplo) teletransportar, de pronto ves que alguien mueve el peón en otra dirección, manos que se cruzan por encima del tablero, no entiendes nada… estress!!Y de pronto… alguien te pone un mega peón rojo delante indicando que hagas algo con alguno de los peones… y tú no entiendes lo que esa persona con cara de desquicidada está intentando decirte porque nadie puede hablar… más estrés!!

Nivel superado: Los héroes han recuperado sus armas y han conseguido salir a tiempo del centro comercial.

Cierto que en algunos puntos se puede parar el reloj y los jugadores pueden hablar de la estrategia a seguir, con lo cual, el punto positivo de no tener efecto lider se pierde, porque normalmente hay alguien que suele ponerse pesado con la estrategia a seguir y al final todo el mundo le acaba haciendo caso. Y una vez se ha dado con la estrategia óptima… básicamente los jugadores van uno detrás de otro moviendo los peones en el orden establecido… con lo cual se acabó «el juego».

Mi opinión

Puede que este tipo de mecánicas sean interesantes cómo ejercicios de Team Building, pero cómo juego de mesa y tiempo de ocio a mi se me queda corto. Concretamente en Magic Maze no veo decisiones interesantes que tomar, no hay recursos que gestionar y no hay ningún tipo de historia ni tampoco personajes con los que sentirse identificados. En lugar de eso tenemos una especie de puzle que, una vez resuelto (normalmente por la persona más vocal del grupo), se convierte en una mera ejecución de acciones una detrás de otra, aderezado con mucho estrés, ruido, caos y , eso si, risas, especialmente durante los primeros minutos de cada nivel.

Conclusiones

Magic Maze ganó el premio al juego del año en 2017, han aparecido ya un par de versiones (una orientada a niños y ora orientada en la colonización de Marte) y he oído a muchísima gente hablar bien de él, o sea que el problema lo debo tener yo y no el juego, pero para mi gusto, cómo he dicho antes, se queda corto cómo juego de mesa: Un tema insulso y mecánicas muy simples que dan muy poco de si y que no me invitan ni a recomendarlo ni a volverlo a jugar.

¿Y a vosotros, qué os parece Magic Maze? ¿Y otros juegos en tiempo real?

Qué te ha parecido esta publicación?

Pulsa en un icono para valorarla!

Valoración media: 0 / 5. Número de votos: 0

No hay votos de momento. Se el primero en valorar esta publicación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *