Mi primera partida a Gloomhaven

11/11/2011… Se publica la quinta entrega de la saga The Elder Scrolls, Skyrim, para PC y consolas. Unos de los juegos más ambiciosos de la época: rol y aventura en un mundo de fantasía gigantesco y prácticamente inabarcable donde el jugador (encarnando al ya célebre Dovhakin) se dedica a recorrer y explorar ciudades, cavernas y antiguas ruinas luchando contra dragones, monstruos o bandidos mientras va completando diferentes misiones que le reportan dinero y/o prestigio. Con un diseño artístico de lujo y una campaña de marketing detrás que elevó el «hype» hasta límites insospechados, en 2011 todo el mundo hablaba y jugaba a Skyrim… Yo ni me enteré de que el juego existía.

Skyrim, el juego más esperado (y más bugeado?) en 2011…
Imagen propiedad de Bethesda Softworks

Cuál es el motivo de mencionar Skyrim en un post sobre Gloomhaven? Más allá de las aparentes similitudes estilísticas (aventuras, mazmorras, exploración…) hay dos hechos clave que me llevan a establecer conexión:

  • El primero, que de igual forma que, por diferentes razones, el lanzamiento de Skyrim pasó desapercibido para mi en su momento, no descubrí Gloomhaven hasta bastante después de su exitosa campaña de kickstarter y posterior publicación. De hecho hasta que ya era número 1 destacado de la BGG! Algo curioso ya que ambos juegos contienen elementos (fantasía, aventuras, algo de roleo…) que me apasionan.
  • El segundo, es que fue gracias a jugar Skyrim en Nintendo Switch (más de 100 horas jugadas ya) lo que despertó en mi el gusanillo de volver los juegos de mesa «de aventuras»: HeroQuest fué mi juego favorito cuando era niño, pero los «eurogames» habían dejado Dungeon Crawlers y similares apartados en un rinconcito.
heroquest
Posiblemente la mejor portada de un juego de mesa de la historia… Al menos para mis impresionables 9 años
Imagen extraída de bgg, propiedad de MB company?

Desde entonces han entrado en casa Runebound 3ª Edición (JU-E-GA-ZO) y Mice & Mystics y he jugado a algunos otros, pero Gloomhaven no entraba en mis planes de compra (demasiada caja, demasiado cartón, demasiado dinero, demasiado tiempo a invertir, sistema legacy…) aunque la idea de probarlo si que me atraía. Así que cuando me enteré que un buen amigo mío lo tenía, mis niveles de nerviosismo empezaron a incrementar peligrosamente. ¿Estaría a la altura de las expectativas? Ahora lo veremos!

Nota

Ojo, esto no es una reseña, es sólo mi opinión personal sobre algunos puntos que me llamaron la atención del juego, tanto positiva cómo negativamente tras únicamente haber jugado un escenario a 2 jugadores.


Lo que más me gustó

La gestión del mazo de cartas: Durante la parte de «mazmorreo» del juego, cada personaje se controla con un mazo de cartas (entre 8 y 12) que indican, de manera general, un valor de iniciativa y dos acciones a realizar (normalmente variaciones más o menos potentes de movimiento y/o ataque) La gracia, aparte de la elección de cartas a jugar en cada turno (se juegan 2, una de ellas marcando la iniciativa) es que las cartas se van descartando, y mientras algunas las puedes recuperar en algún momento (previo descarte de otra carta) hay otras que una vez usadas directamente las pierdes para todo el escenario. Esto genera bastante tensión a la hora de elegir las cartas a jugar, ya que además vas viendo cómo con el paso del tiempo tu personaje está más limitado en cuanto a posibles acciones. Para mi el gran acierto y el gran diferencial de Gloomhaven respecto a otros Dungeon Crawlers.

Preparando mi personaje para unirme a la campaña

El diseño de la campaña: El otro gran punto para mi del juego es todo su sistema de campaña. Si hay algún tipo de comparación con juegos cómo los de la saga Elder Scrolls es por esto: La sensación de exploración y descubrimiento al completar escenarios (se desbloquean nuevos y estos se van marcando en el mapa con unos stickers), los encuentros de ciudad y de camino (cartas con diferentes opciones a elegir que además pueden variar según tu nivel de reputación) que dan vida al mundo, los objetivos personales (al cumplirlos el personaje se retira) que cuentan la historia de cada personaje… Todo muy bien pensado.

El azar: Si, Gloomhaven tiene azar y imprevisibilidad como todo buen Dungeon Crawler y/o juego de aventuras. Había leído bastante sobre la ausencia de dados, la inspiración euro o el «puzzle» que podía llegar a ser la gestión del mazo. Y si, algo de eso hay, pero, afortunadamente, hay algunos momentos en los que el azar juega un factor importante en la partida. Algunos que vienen a mi mente:

  • Cuando atacas, el valor de ataque se ve modificado por una carta de un mazo que puede contener valores tanto positivos, cómo negativos (o incluso inhabilitar el ataque).
  • Los monstruos usan un sistema de «IA» (hablo de él más abajo) que decide el movimiento en ese turno al azar (de nuevo sacando cartas de un mazo)
  • Al «descansar» para recuperar cartas tienes que descartar una de ellas, y esto se hace de manera aleatoria.

Lo que me dejó frío

El sistema de inteligencia artificial de los enemigos: Las expectativas son la mayoría de las veces un problema. Había leído comentarios sobre el sistema de IA de Gloomhaven, y tenía algo diferente en mente. Y realmente no está mal: aporta imprevisibilidad, pero no hay nada de inteligente en él. Me esperaba algo más complejo, que reaccionase a las acciones de los jugadores o a la situación del tablero, y lo que me encontré es un sistema en el que en cada turno se saca una carta de un mazo que indica que hará el enemigo en ese turno (ej: Mover + 2 y Atacar -1 o Atacar + 1, Atacar, Atacar -1) El problema es que por puro azar te puedes encontrar con turnos que son demoledores o con otros en los que el enemigo hace algo que no tiene ningún sentido (por ejemplo una carta de varios Ataques seguidos sin moverse, pero donde ninguno de los jugadores estábamos al lado del enemigo). Lo dicho, funciona, pero me dejó algo frío.

Despachando enemigos cómo si no hubiera un mañana

Algunas acciones son poco temáticas: Tengo que decir que Gloomhaven me parece un juego muy temático. La inmersión, en lineas generales, es brutal, pero hubo ciertas cosas que me descolocaron un poco:

  • El sistema de «looteo»: Al eliminar enemigos estos dejan caer una moneda. No le encontré demasiado sentido. Entiendo que es una abstracción, pero que una especie de espíritu de viviente deje caer una moneda al ser aniquilado, como si se tratase de una deposición espontánea me saca un poco del tema.
  • El uso de objetos: Los objetos cómo norma general se usan una vez y no los puedes volver a usar hasta que descansas o hasta el siguiente escenario. En algunos casos (pociones) puede tener sentido, pero poder usar mi hacha de batalla una sola vez hasta que me siente a descansar le quita mucha gracia al asunto.
  • La escenografía: Al menos en el escenario que jugamos había escenografía repartida por las losetas (unos nidos, alguna roca) pero no afectaba en nada al juego más allá de ser espacios ocupados. Como mínimo esperaba que alguno de ellos afectase a la linea de visión, pero parece ser que no.
Enemigos dejando tras de si monedas cual máquina tragaperras

Lo que no me gustó

El sistema legacy: Es algo a lo que todavía no me he acostumbrado (debe ser por la edad). Cuando vi a mi colega marcar el tablero con rotulador (creo que marcando la reputación y después señalando la localización del escenario que habíamos hecho) me entró de todo. Y no es por la rejugabilidad o por el hecho de no poder venderlo después, es que el mero pensamiento de «estropear» algo (nunca he subrayado libros) me supera.

El setup es un infierno: Es algo que es común a muchos de los juegos de este estilo, pero en el caso de Gloomhaven, con la cantidad de mazos de cartas, losetas, marcadores, enemigos… sacar el juego a mesa (y recogerlo) requiere de armarse de paciencia. Nada que no se pueda mejorar con algo de organización, pero para los que tenemos poco tiempo para jugar es un punto a tener en cuenta.


En definitiva

Tras una única partida, Gloomhaven me parece un juego inabarcable, para bien y para mal, con muchos aspectos positivos y alguno que otro que no me acabó de gustar del todo. Un «mazmorrero» diferente, con un gran metajuego (todo el sistema de campaña es espectacular) y con una muy interesante mecánica de movimiento y ataque usando cartas en lugar de los típicos dados. Para mi gusto, no es el mejor juego del mundo cómo mucha gente dice, y se que nunca me lo voy a comprar*, pero si que es un gran juego al que echarle una partida de vez en cuando e ir mejorando mi personaje no voy a decir que no!

* Cephalophair Games ha anunciado oficialmente lo que se venía comentando, Gloomhaven: Jaws of the Lion, una versión reducida del juego. orientada a ampliar el posible espectro de jugadores. Esto lo cambia todo! 🙂

¿Habéis jugado a Gloomhaven?¿Qué os parece? Dejadnos vuestras opiniones en los comentarios!

Qué te ha parecido esta publicación?

Pulsa en un icono para valorarla!

Valoración media: 4.3 / 5. Número de votos: 3

No hay votos de momento. Se el primero en valorar esta publicación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *