Por qué me gusta … Runebound (3rd edition)

Cómo ya he comentado en algún otro post, siempre me ha gustado mucho leer. Durante mi infancia y juventud podía, literalmente, leer cualquier cosa que cayese en mis manos: cómics (Asterix, Mortadelo y Filemón o los de superhéroes estaban entre mis preferidos), libros «infantiles» cómo las Aventuras de Los Cinco, o novelas de géneros más cercanos al «thriller» como Los Niños del Brasil, muchas de las primeras novelas de Ken Follet, etc… Pero si hubo un género que me entusiasmó y que marcó profundamente mis gustos futuros en cuanto a ocio/cultura se refiere fue la literatura de fantasía medieval. El Señor de los Anillos (sin ser un super fan de Tolkien) es seguramente mi saga favorita fantástica, y he disfrutado (y sigo disfrutando) muchísimo de otras cosas cómo los libros de Dragones & Mazmorras Aventura Sin Fin , los cómics de Conan el Bárbaro, Canción de Hielo y Fuego, Mundodisco o The Witcher.

De entre todos los tipos y géneros de literatura (y otros tipos de expresión cultural), la literatura fantástica es seguramente la que mayor sensación de evasión me provoca: visitar y explorar tierras y mundos lejanos, héroes enfrentándose a retos a priori imposibles, batallas, intrigas, criaturas fantásticas… Y precisamente, en un momento en el que gran parte de la población llevamos encerrados en casa más de 40 días, evadirse de vez en cuando puede ser algo bastante útil. Reconozco que ahora leo menos que antes, pero mi gusto por las ambientaciones fantásticas se extiende a otros medios como pueden ser cine y televisión, juegos de ordenador y cómo no, los juegos de mesa, siendo Runebound (3rd edition) uno de mis favoritos.

Jonás «el gentil» a punto de adentrarse en las Montañas de la Desesperación

Lo que me gusta de Runebound

Antes de entrar en materia, tengo que aclarar que nunca he jugado a las 2 primeras ediciones de Runebound, así que no es mi intención entrar en comparaciones entre ellas. También creo que es importante remarcar que esto no es una reseña, sólo mi valoración subjetiva de diferentes aspectos del juego, basado enteramente en el modo cooperativo (lo compré directamente junto con la expansión Vínculos Inquebrantables)

Ahora si, por qué me gusta Runebound:

  • La ambientación: Si, Runebound está basado en los mundos de Terrinoth (Descent, Runewars, RunAge…), lo que viene siendo el equivalente en fantasía a los productos Hacendado. Es un universo muy genérico, sin demasiado transfondo, pero… qué queréis que os diga, a mi me basta y me sobra para ambientar un juego como Runbeound con sus Dragones, sus muertos vivientes y sus arañas gigantes. Además, el diseño gráfico del juego me gusta bastante, y ayuda un poquitín a que te lo creas todo un poco más.
Runebound, fantasía de marca blanca.
Imagen propiedad de Fantasy Flight Games
  • Funciona bien en solitario: Runebound va cómo un tiro si quieres (o tienes que) jugar sólo. El hecho de que más jugadores no altere prácticamente ninguna mecánica (cada uno va a lo suyo durante la partida) junto con la adición de los tableros de combate de enemigos de la expansión cooperativa lo hacen perfecto para pasarte una tarde viviendo aventuras por Terrinoth sin más compañía que tus armas y pertrechos.
  • El sistema de combate: Como muchos sabréis, una de las grandes innovaciones de Runebound Tercera Edición fue el sistema de combate, donde en lugar dados se utilizan tokens (o runas) de combate de doble cara, representando cada cara una acción/habilidad de combate como pueden ser ataque (físico o mágico), defensa, agilidad, movimientos tácticos, activar habilidades especiales etc… Durante un combate se lanzan los tokens y se van jugando «rondas de combate» donde se van gastando alternativamente (héroe y enemigo) uno o varios tokens para intentar infligir daño o defenderse (Los enemigos se gestionan mediante una especie de «IA» sencilla pero efectiva). Es un sistema bastante táctico, donde el orden en el que se gastan los tokens es relevante en el resultado final del mismo y que particularmente me encanta!
Tokens de combate de enemigo y de personaje
Imagen propiedad de Fantasy Flight Games
  • La sensación de mejora de los héroes: Uno de los pilares básicos de cualquier juego de aventuras/exploración es un buen sistema de mejora de los protagonistas, un sistema donde el jugador sea, de alguna manera, al final del juego más capaz de llevar a cabo misiones o de superar retos que de alguna manera parecían imposible al principio. Runebound sale bastante bien parado en este aspecto, siendo notoria la diferencia de «poder» de nuestro personaje al inicio y al final, especialmente en los combates. Cualquier enemigo común puede enviarnos a la cuneta rápido al inicio del juego, mientras que al final te sientes capaz de derrotar a practicamente cualquiera! Teniendo el cuenta que una partida a dos jugadores puede durar poco más de dos horas, es un logro remarcable. Este sistema se basa en dos aspectos principales:
    • Habilidades (o skills): que permiten al jugador hacer, por lo general más cosas con menos acciones (Runbeound es un juego donde la economía de acciones es quizás el factor más importante) Las habilidades se consiguen a base de trofeos (que simularía una especie de puntos de experiencia), y estos trofeos se consiguen a la vez haciendo misiones, explorando, derrotando enemigos, etc…
    • Equipo: Nuevas armas, armaduras, accesorios, etc… que se van adquiriendo, normalmente comprándolas en los mercados de las ciudades. Lo mejor del equipo es que está genialmente enlazado con el sistema de combate, ya que la mayoría de él proporciona nuevos tokens; Ahora conseguir una nueva armadura implica que tendré un nuevo token que me permitirá más oportunidades de defenderme mejor en cada combate por ejemplo. Se siente real, se siente orgánico.
Cartas de equipo, mercancías y habilidades
Imagen propiedad de Fantasy Flight Games

  • Los diferentes tipos de encuentros: Runebound no es sólo combate. Es una parte importante (imprescindible si quieres derrotar al enemigo final de cada escenario) pero afortunadamente el juego permite diferentes estrategias para prepararse para ese enfrentamiento y lo hace a través de los 3 mazos de encuentros: El de combate, el de misiones y el social. El primero espero que esté claro. El mazo de misiones permiten a los jugadores embarcarse en aventuras a lo largo del mapa para explorar diferentes partes de la región, con recompensas variables según efectiva sea esa exploración. Y el último mazo, el social, pone al jugador enfrente de diferentes eventos siendo el resultado dependiente de la opción escogida. Estos dos últimos mazos, se apoyan más en habilidades de espíritu y mente y menos en los de combate, aunque, de nuevo una pequeña genialidad, cada mazo esconde cartas de los otros tipos, con lo cual nunca es 100% seguro a que tipo de reto nos vamos a enfrentar!
Reversos de los mazos de combate, exploración y social
Imagen propiedad de Fantasy Flight Games
  • Los escenarios: En Runebound cada partida se juega en un escenario diferente. Como norma general estos escenarios consisten en ir realizando aventuras con el objetivo de prepararse lo suficiente para derrotar a algún villano/amenaza antes de que el escenario llegue a su final (por tiempo, porque el enemigo alcanza algún objetivo, etc…) Lo interesante es que cada escenario viene, aparte de con su villano particular y sus objetivos de victoria y derrota, con un mazo de 10 cartas de historia, de las cuales aparecen en cada partida entre 6 y 8, y que, al revelarse, van relatando eventos importantes relacionados con el escenario. No lo convierte en un juego narrativo, pero le da cierto ambiente y sensación de progresión al escenario. Además de eso, cada escenario aporta cartas de encuentros de cada uno de los 3 tipos, también con enemigos, eventos y misiones relacionados con la trama del escenario, lo cual le da un puntito más de color.
Ejemplo de los diferentes tipos de cartas de escenario

Lo que no me gusta tanto…

Y cómo nada en esta vida es perfecto, Runebound no se libra de tener algunos puntos mejorables. Ahí van los que yo menos disfruto:

  • Finales anticlimáticos: La mayoría de (los pocos) escenarios para Runebound tienen cómo objetivo final derrotar al villano de turno, y para ello, durante la partida los jugadores van preparando sus héroes adquiriendo habilidades y obteniendo equipamiento que les permita afrontar la lucha final con garantías. Suena bien pero… de alguna manera algo que debería ser épico, que debería ser grandioso, la lucha contra mal absoluto… me da la sensación de que acaba pasando sin pena ni gloria. Y eso cuando se llega al combate final, ya que en algunos escenarios hay un límite de tiempo con lo que la partida se acaba sin ni siquiera tener la oportunidad de esa última batalla.
Procrastinando un rato por Torrentera antes de ir a por el villano
  • Rango de jugadores: Ya he comentado lo bien que funciona Runebound 3era edición en solitario. A 2 jugadores también es un juego que funciona bien manteniéndose en una duración dentro de mis límites… A partir de ahí (el juego admite hasta 4) no se lo recomiendo a nadie. El juego es largo (tranquilamente una hora por jugador) y si a eso le añades que durante el turno de los demás no haces prácticamente nada te encuentras en una partida a 4 jugadores realmente juegas 1 hora y las otras 3 te las pasas mirando…
Según la caja en 2-3 horas te echas una partidita a 4… Mentira!!
  • Los combates son largos: Me encanta el sistema de combate de Runbeound peeeeero en ocasiones es cierto que algunos de ellos pueden alargarse algo más de la cuenta. Jugando sólo no es un problema, pero estar 5 minutos combatiendo contra una pseudo-IA mientras los demás esperan no es algo que sea deseable en ningún juego.
  • Descontinuado: Mi principal problema con Runebound 3era edición … es que ya no hay más Runebonud 3era edición! Parece ser que el juego no vendió lo esperado y Fantasy Flight Games decidió descontinuarlo. A pesar de ello hay ya bastante material y expansiones para disfrutar del juego mucho tiempo pero es una lástima saber que no veremos nuevos escenarios y aventuras para el juego.

¿Y a vosotros, qué os parece Runebound?

Qué te ha parecido esta publicación?

Pulsa en un icono para valorarla!

Valoración media: 5 / 5. Número de votos: 2

No hay votos de momento. Se el primero en valorar esta publicación!

5 comentarios sobre «Por qué me gusta … Runebound (3rd edition)»

  1. Da gusto leer una reseña hecha con cariño a un juego que para mí es un clásico. Es justo lo que le puedo pedir a un juego de aventuras, tiene sus defectos, coincido sobre todo en el problema del rango de jugadores, pero para mí lo peor es que hay expansiones que no hay manera de encontrarlas, agotadísimas.

    Muchas gracias por la reseña! Saludos.

  2. Muchísimas gracias! 🙂

    La verdad es que es una pena lo del número de jugadores, para mi es el principal problema para que vea mesa más a menudo, así que al final casi que lo dedico en exclusiva a jugar en solitario.

    Yo tuve suerte con las expansiones, compré el juego de segunda mano junto con Vínculos Inquebrantables y Atrapados en una Telaraña a bastante buen precio hace un par de añitos. Está complicado, pero si vas mirando quizás alguien se quiere deshacer de él!

    Muchas gracias otra vez! Un saludo.

  3. Yo creo que como dice la gente es simplón. Si, pero ganar no es tan simple. Una cosa es jugar y otra es jugar a ganar. Si quieres estar preparado a tiempo cada decision es vital. Es tiempo es el principal recurso, no puedes «aventurear a ver lo que pillo», tienes que aventurear bien, elegir bien cuando comprar, luchar, entrenar, gastar trofeos….etc.

    Estudiar bien las skill, entrenar lo que haga falta para conseguir buenas sinergias. Usar bien las misivas si juegas con mas de un personaje.

    Eso implica pararse, leer bien, coordinarse. No se trata de ir donde te dejen los dados e ir haciendo lo que sale al paso.

    No he jugado a AH ni EH pero si he visto partidas y con Runebound tienes lo mismo pero sin fase de mitos, que al final es una fase de mantenimiento.

    Ahora bien, cuando sabes jugar los turnos vuelan. No he jugado en competitivo pero debe ser emocionante ver el combate de otro cuando sabes que si gana, va a ir a tal mercado a quitarte el arma que quieres o ese trabajillo por el que pagan 4 de oro.

    Tengo mu chas ganas de jugar en competitivo. Suelo jugar solo con dos a cuatro personajes. A cuatro es muy interesante decidir al inicio quien luchara y quien se va a dedicar a ayudar. Y cuando los juntas a todos y llevas varias habilidades de cuadrilla es superguapo ir por ahi en plan supergrupo.

    Pos eso, que no es tan facil elegir bien y ganar. Pero jugar en si, es simple, so es lo bueno. Te quemas el cerebro con las decisiones, no con las mecanicas.

    1. Exacto! No es un juego muy complicado en cuanto a mecánicas pero tienes que estar tomando decisiones todo el rato. A mi personalmente en competitivo no me llama mucho, creo que es mucho mejor juego en su versión cooperativa!

      Gracias!

  4. Creo que el cooperativo deberia haberse planteado como una competicion entre cazadores de recompensas mas que una competicion por ver quien es el «heroe mas valeroso».
    Tiene mas logica que los primeros traten de perjudicar a los rivales porque quieren el oro. Es mas realista que competir por honor.

    Hay que verlo como the witcher, tipos cuyo oficio es matar monstruos por oro. Creo que debe ser divertido tambien. Aunque si ya va bastante ajustado el.tiempo en cooperativo, en competitivo mas aun porque puedes perder oportunidades de coger cierta arma o cierto trabajo o una aventura….

    Quizas por eso el juego original en competitivo no tiene mucha interaccion y hay espacio como para no estar todo el rato pendi ente de los otros y puedas montarte tu historia. Lo que no quita que de vez en cuando te pisen un objetivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *